Nuevo escenario trópical (De la serie La siembra del hito piedra), 2015
Instalación. Vidrio esmerilado. Ramas de árbol, carretes de nylon, cemento blanco, pintura anticorrosiva y barniz. Collages con textil no tejido, pelón, plástico y baldosas del Hotel Miramar.
60 x 90 cm; 114 x 20 cm ø; 171 x 22 cm ø; 42 x 205 cm. 

-

Nuevo escenario trópical (De la serie La siembra del hito piedra) 2015, es la primera instalación resultado de un trabajo de aproximación al Hotel Miramar de Macuto que inicie a comienzos de año. Una obra conformada por una pieza de vidrio esmerilado con una imagen del miramar, dos hitos de ramas de árbol, cemento y carretes de nylon, y un collages de piso realizado con textiles, plástico y baldosas del hotel.

Un Miramar es una construcción característica de la zona de Valencia, España y sus primeros registros datan del siglo XVII. Su nombre se debe a que está siempre ubicada frente al mar y con visión libre a los cuatro puntos cardinales: norte, sur, este y oeste, permitiendo una mirada panorámica del entorno y la contemplación del paisaje. En Venezuela se construyó uno en la zona de Macuto del litoral central por órdenes del presidente de turno, el General Juan Vicente Gómez. Construido por el arquitecto Alejandro Chataing e inaugurado en 1928, este hotel de características neoclásicas conjugó grandes avances como el uso del primer ascensor del país; características de lujo para la época que lo igualaban a los más calificados de Europa y Norteamérica. En la actualidad este patrimonio nacional se encuentra en estado de abandono, siendo una bella ruina que agoniza frente a su compañero fiel, el mar. ¿Para qué sirve un Miramar si desde él ya no se puede ver el mar?



Detalle. Collages con textil no tejido, pelón, plástico y baldosas del Hotel Miramar (1928)


Partiendo de un estudio del paisaje como símbolo identitario, Nuevo escenario tropical se establece como un trabajo sobre el olvido en el ser humano, así como sobre la ausencia y en como ésta forma nuestra conciencia de lo que conocemos. Es la configuración de una puesta en escena sobre la ruina, y una ventana que nos invita a ver en un nuevo paisaje la Venezuela actual, para revisar un tema que nos afecta a todos: la fácil capacidad para olvidar impidiendo relacionar experiencias que nos permitan desarrollarnos.


Esta instalación es parte de un cuerpo de obras que he llamado La siembra del hito piedra. Una investigación sobre el culto al olvido que comenzó hace un par de años al encontrar en el archivo de Juan Carlos Palenzuela (1955-2007), una ficha hemerográfica de una nota de prensa de los años 30 donde se invitaba de manera majestuosa a visitar el Hotel Miramar de Macuto; el mismo con el que yo había crecido viéndolo perder su color. Desde entonces he investigado sobre temas relacionados con la memoria, las posibles transformaciones de un mismo espacio en el tiempo y el registro de éstos como método de lectura de lo que fue un proyecto de desarrollo, que junto a otras obras como el bulevar de Macuto y posteriormente la autopista Caracas – La guaira, incidieron de manera significativa en las actividades socio-económicas del estado hasta nuestros días.



Manuel Eduardo González © 2021
Todos los derechos reservados